Expertos plantean fortalecer la Red Agroclimática Nacional

De acuerdo a las conclusiones de un estudio coordinado por FIA y liderado por el investigador Fernando Santibáñez, Chile debe sumar 71 nuevas estaciones agroclimáticas, con miras a consolidar una herramienta que hoy resulta fundamental para anticiparse a fenómenos climáticos extremos y mantener la competitividad del sector agrícola.

Santiago, 16 de junio 2016.- En la actualidad, importantes áreas del territorio nacional no cuentan con cobertura de la Red Agroclimática Nacional (RAN), especialmente en las regiones extremas y en zonas costeras y cordilleranas, por lo cual se hace necesario sumar 71 nuevas estaciones a las 322 ya existentes a lo largo de Chile. Esta fue la principal conclusión que arrojó un estudio coordinado por la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y desarrollado por el Centro de Agricultura y Medioambiente de la Universidad de Chile (Agrimed) con el apoyo de INIA.

Según explica el director ejecutivo de FIA, Héctor Echeverría, “este trabajo permitió establecer las áreas actualmente representadas por cada una de las estaciones de la Red Agroclimática Nacional, y proponer estaciones complementarias, prioritarias, que permitan proveer información agrometeorológica en aquellos puntos que no cuentan con cobertura bajo el sistema actual”.

El documento generado “proporciona una herramienta de planificación fundamental para el crecimiento racional de la Red Agroclimática Nacional, lo que permitirá contar con una cobertura de estaciones que dé garantías de representatividad, cubriendo toda la gama de condiciones locales”, detalla el investigador a cargo del estudio, Dr. Fernando Santibáñez.

El director de Agrimed, agrega que el estudio estableció que si bien Chile dispone de una importante red de estaciones, lo cual da cuenta de los esfuerzos que se han realizado en esta línea, “aún hay zonas –fundamentalmente donde está localizada la pequeña agricultura– que no están bajo la cobertura de la RAN”.

El experto destaca el trabajo realizado, señalando que las conclusiones contribuirán a consolidar un sistema de información sobre riesgos climáticos que los agricultores necesitan de manera urgente. “Acá está en juego la competitividad de la agricultura chilena, particularmente de la pequeña agricultura, que sin duda requiere de mayores apoyos para asegurar su adaptación al cambio climático”, sostiene.

“Nuestro objetivo –agrega Santibáñez– es que en el corto plazo podamos contar con una red sólida, donde cualquier agricultor de Chile sepa que tiene un respaldo de información actualizada y confiable, que le permita planificar sus sistemas productivos reduciendo al máximo los riesgos asociados a las variables climáticas”.

El investigador explica que en la actualidad son varios los factores climáticos que podrían tornarse amenazantes para la producción de los cultivos. Entre estos están las heladas, las sequías, las lluvias dañinas, y las ondas de calor y de frío que han afectado a un gran número de especies en los últimos años. “Adicionalmente, hay fenómenos emergentes como el granizo y el viento, que será necesario incorporar dentro de la gestión de los sistemas de producción en las décadas que vienen”.

Pero no sólo los pequeños sufren con estos eventos extremos. De acuerdo a lo expresado por el presidente de la Asociación de Exportadores de Frutas, Ronald Bown, “la optimización de la Red Agroclimática Nacional es de vital importancia para la agricultura nacional en su conjunto. Trabajar con más y mejor información sin duda nos permite a los agricultores reaccionar oportunamente, tomar mejores decisiones y, en definitiva, lograr mejores resultados”.

El “Estudio de la cobertura actual y futura de la Red Agroclimática Nacional” está disponible gratuitamente aquí

Esfuerzos para una red nacional

En el año 2014, la Subsecretaría de Agricultura se propuso proveer al sector agrícola de información relacionada con el clima y sus efectos sobre los distintos procesos productivos para fortalecer la gestión del riesgo climático, especialmente en lo referido a monitoreo, control y gestión de heladas.

Entonces, se consideró importante que las redes existentes aportaran su información a una red nacional, con el objetivo de integrar en un solo sitio la información colectada por las Estaciones Meteorológicas Automáticas (EMAs) a lo largo de todo Chile, fueran éstas públicas o privadas. Es así como se conformó el Consorcio Técnico Red Agroclimática Nacional (CRAN), con miras a implementar y mantener un sistema de información de libre acceso, denominado Red Agroclimática Nacional (RAN), disponible para toda la comunidad nacional.

Las EMA miden y registran en tiempo real las condiciones climáticas existentes. Cada una cuenta con seis sensores de distintos tipos que permiten medir características meteorológicas básicas como la temperatura del aire, precipitaciones diarias, precipitaciones acumuladas, humedad relativa del aire, viento, radiación solar y presión atmosférica.

Estos datos, al ser incorporados en modelos matemáticos permiten planificar cosechas, prevenir plagas, estimar la evapotranspiración que a su vez permite determinar las necesidades de riego de los cultivos, además de programar y diseñar dichos riegos para alcanzar una eficiencia óptima, entre otros.

Por eso, los resultados y propuestas emanadas del estudio FIA resultan tan relevantes, comenta el subsecretario de Agricultura, Claudio Ternicier. “Hoy en día para cualquier agricultor es fundamental acceder a herramientas tecnológicas que faciliten y mejoren su trabajo. Por lo tanto, nuestro gran desafío como país es reducir las brechas, masificar estos instrumentos y permitir que sus beneficios lleguen a todos aquellos productores que lo requieran”.

La información de la RAN está a disposición de los productores en el sitio web Agromet (www.agromet.cl ), de libre acceso y sin costo.