EE. UU.: Los productores de frutos secos se benefician de la política de LMR de la UE

La noticia de que la Unión Europea va a ampliar su límite máximo de residuos (LMR) para los productos que contengan fosfitos hasta el 1 de marzo de 2019, retroactivo al 1 de enero de 2016, satisface a la industria californiana de los frutos secos.

Esto significa que los productores de almendras, pistachos y nueces pueden continuar enviando frutos secos con un nivel de 75 partes por millón. La extensión no se aplica a las nueces pecanas, que deben cumplir el estándar propuesto de 2 partes por millón.

Por ahora, el estándar más alto también se aplica a los anacardos, las avellanas y las nueces de macadamia.

Los fosfitos los usan en varios grados los productores de almendras, pistachos y nueces para combatir la Phytophthora y la Pythium, que pueden provocar podredumbre de la raíz, muerte del árbol y graves reducciones de la producción.

"A los productores de almendras les gusta utilizarlos en condiciones más lluviosas", señala Gabrielle Ludwig, directora de sostenibilidad y asuntos medioambientales del Comité de la Almendra de California (ABC). "Opinan que sus árboles son más felices. Los usan para la salud de la raíz y para mejorar la respuesta del sistema inmunológico de la planta".

Ludwig considera que la ampliación de los LMR es una buena noticia y espera que también se aplique a las nueces pecanas.

Ludwig señala que el endurecimiento de los controles fue desencadenado cuando la UE cambió la categorización del fosfito como pesticida y no como fertilizante.

Añade que el objetivo era un producto llamado Fosetyl-Al, que los productores de California no utilizan, pero que contiene residuos de fosfitos.

Las almendras registran el mayor valor de exportación agrícola a Europa. El 30 por ciento del cultivo de California se envía a Europa, según Ludwig.

Mark Brady, el gerente de marketing para el oeste en Plant Food Systems Inc., con sede en Florida, dice que si los fosfitos se retiran de la industria, la productividad media podría sufrir un descenso del 20 al 30 por ciento, y no hay disponibles sustitutos asequibles en cuanto a control de la enfermedad o estándares de seguridad alimentaria.

Fuente: FreshPlaza.es